Marilyn Monroe

Por Ibania Cortés 

Marilyn Monroe, cuyo nombre real era Norma Jean Baker, nació el 1 de junio de 1926, en Los Ángeles, California. Creció con sus padres adoptivos, quienes tuvieron que mudarse de California por trabajo, pero no pudieron llevarse a Marilyn por cuestiones de dinero. Para no caer de nuevo en el orfanato, Monroe decidió casarse con su novio, Jimmy Dougherty, lo que dio como resultado un divorcio cuatro años después.

En 1946, un fotógrafo de modas la descubrió y la convenció de que se hiciera modelo. Así comenzó su carrera bajo la tutela de la agente Emmeline Snively, quien le sugirió cambiar el tono natural castaño de su cabello por el característico rubio platino.

Sus innumerables trabajos publicitarios hicieron que en 1947 el magnate Howard Hughes, propietario de la compañía cinematográfica R.K.O., le ofreciera hacer unas pruebas de pantalla con el objetivo de saber si podía desarrollarse ante una cámara cinematográfica; pero Norma Jean prefirió aceptar una oferta de la 20th Century Fox para trabajar unos meses como actriz de reparto.

En ese mismo año, Monroe fue elegida “Miss Alcachofa” en un concurso de belleza en Castroville, California, durante un festival que se celebra anualmente.

A pesar de que interpretó la famosa canción "Diamonds Are a Girl's Best Friend", Marilyn no tenía joyas caras: solo un anillo de diamantes que le regaló su segundo esposo, Joe DiMaggio, y un collar de perlas.

El vestido que usó para cantarle “feliz cumpleaños” al presidente Kennedy le quedó tan apretado que tuvieron que terminar de coserlo cuando lo tenía puesto. Posteriormente, el vestido fue vendido en una subasta en el año 1999, por 1.26 millones de dólares.

La escena del vestido blanco para la película The Seven Year Itch, es considerada una de las más icónicas del siglo XX. Inicialmente intentaron grabarla en Manhattan, en la calle 52 y la avenida Lexington, pero la actriz causó mucha conmoción, y tuvieron que grabarla en un estudio en Hollywood. Se dice que esta escena también causó una gran discusión entre Monroe y su esposo Joe DiMaggio.

A pesar de su fama, a Monroe no le pagaban tan bien como a otros actores, por ejemplo, a Jane Russell, que protagonizó Gentlemen Prefer Blondes con Monroe, le pagaron diez veces más que a ella. El salario de Monroe en la película Something’s Got to Give, fue solo de cien mil dólares, que comparado con el salario de un millón de dólares de Elizabeth Taylor por su rol en Cleopatra, o el salario de su colega Dean Martin de quinientos mil dólares, fue mucho más bajo.

A menudo, Monroe era considerada entre sus colegas como una “rubia tonta”, lo que gran parte del público no sabe es que era lectora compulsiva y poseía una biblioteca personal de más de cuatrocientos libros, incluyendo a ejemplares de Tolstoi, Whitman y Milton.

Marilyn era fan de Coco Chanel y como tal, uso varios de los perfumes de esta alta casa de moda. Se sabe que nunca quiso cambiar de marca aunque le regalaban varias fragancias.

  • Revista en línea

Puede Interesarte También